<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18185971\x26blogName\x3dM358887\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://mexicochido.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_PE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://mexicochido.blogspot.com/\x26vt\x3d224854391457774281', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Estudios en curso

Almacenaje de archivos

Contactos
M358887
martes, noviembre 29

.:Inquilino:.

Tengo el cuerpo de un humano de 20 años terrestres. Mis movimientos son rápidos, mis cabellos lacios, y debo afeitarme. En realidad me resulta tan extraño todo esto. No he experimentado la sensación de crecer, de asimilar cada día, cada año... no he crecido.

Simplemente me vi una mañana en este cuerpo joven, pero bastante trajinado.
Me he visto desnudo y a cuerpo completo, he visto una enorme cicatriz en la parte izquierda de este pecho, de mi pecho, como un surco que divide el hoy del ayer. El dolor ya cicatrizado y esa marca visible... presente.
He palpado mi piel delicadamente, su temperatura, su suavidad, he respirado profundamente y pude concebir la sensación de ser parte de esta naturaleza que me rodea, siento su armonía y experimento la sensación de respeto.
Cierro los ojos y veo luces, hay algo en mi mente que me transmite recuerdos pero son vagos, leves, fugaces. Palpo, examino, tanteo, cierro mi puño y resaltan algunas venas, siento el sagrado tránsito de sangre al corazón... tan delicadas, algo me seduce a cortarlas... inmediatamente desecho ese pensamiento.

No sé de dónde vengo, pero estoy seguro que no soy de aquí. Soy un inquilino de este cuerpo que me obedece fielmente. He nacido sin pasado, y debo entender mi presente. Hablo este idioma, sé los nombres, quizás de donde provengo no diste mucho de esta realidad, tengo la noción de la muerte, soy precavido, pero me resulta inquietante descubrir una a una y lentamente las distintas sensaciones que este cuerpo reclama.

Debo ser como ellos, deben verme igual, debo ser humano, sin serlo.
viernes, noviembre 25

Formas humanas de comunicación.

Los humanos tienen extrañas formas de comunicarse.

Si bien siguen exhalando ruidos con la garganta, esta forma está destinada a extinguirse. Ahora lo hacen con las manos.

Los individuos se sientan frente al lado luminoso deL cubo. Mientras miran la luz, la terminación de sus extremidades, llamadas manos, pulsan botones a través de los cuales expresan lo que antes se hacía a través de sonidos.

En un inicio esta forma de comunicación se utilizaba entre personas separadas por grandes distancias espaciales, sin embargo, hemos notado que también lo suelen hacer personas que se ven con frecuencia y hasta individuos que se encuentran en la misma habitación.

Profundizando en las investigaciones, descubrí que aquello es llamado chatear, esta palabra proviene del verbo inglés chat, que significa conversación informal.

El trabajo de campo incluyó el espionaje de individuos participantes en el chat o messenger (una modalidad similar). Luego de contrastar las relaciones que se tejen en ambos aspectos, es decir, el chat y las presenciales, notamos que estas últimas no suelen desarrollarse con la misma fluidez que las primeras.

Como esbozo de conclusión, podemos afirmar que los humanos se temen entre sí. No importa si entre ellos existen relaciones de consanguinidad o de duración a través del tiempo y del espacio.

Vehiculos.

Anoche probé un nuevo vehículo. Había poca gente en el centro comercial y pude usarlo sin ningún peligro.

Bajé las escaleras mecánicas en dirección contraria cuatro veces. Corrí sobre la baranda de la escalera unas dos más. Un guardia de seguridad me llamó la atención y aborté el ejercicio.

Es impresionante. El vehículo es más pequeño y sin embargo posee mucha mayor capacidad de procesamiento de energía del que suelo usar. Incluso posee mucha mayor maniobrabilidad y estabilidad.

Un punto en contra importante es la poca potencia. Nada como las piernas adultas. Las masculinas más que las femeninas.

Hoy, desde que amaneció, el vehículo aún mantenía cierto nivel de energía que me permitió usarlo para correr a través del parque y utilizar algunos de las estructuras de diversión infantil que hay ahí durante un par de horas.

Como todo cuerpo en estado de construcción acelerada los procesos químicos son mucho más eficientes y rápidos, por lo tanto la recuperación de energía y la reparación de daños es óptima en el menor tiempo.

Sin embargo tengo entendido que, mejor que un vehículo de ocho años, es la sensación de trasladarse en vehículos híbridos: entre infantiles y adultos. Lo que los humanos llaman adolescentes.
jueves, noviembre 24

La comunidad crece.

Sabíamos que estaban allá fuera. Viviendo vidas de humano.

Yendo a trabajar, alimentándose por vía gástrica, aprendiendo a defecar sin disgusto.

Haciendo amigos, conociendo gente. Observándolo todo.

Sabíamos que estaban ahí. Bastó una señal y ellos se acercaron, curiosos.

Ahora están aquí. Escriben aquí.

Eso es bueno. Regresar a las raíces es bueno. Aunque las nuestras se encuentren más allá de las estrellas.

Bienvenidos amigos estelares.

M358887
martes, noviembre 22

La Primavera o la Estación del Amor...

No me baso en datos científicos para tratar de explicar la influencia de los astros, esto en referencia al post previo de nuestro amigo con nombre cifrado, en nuestras actitudes con respecto al sexo opuesto (entiéndase chicos en mi caso).

El calorcillo influye aunque no determina en nuestras vestimentas. Me explico: una se viste con ropa cómoda y ligera y si ésta es atractiva para el sexo opuesto, pues, mucho mejor.

Algunos le denominan ego al deseo inconsciente de ser el centro de atención de todas las miradas, yo le llamo simplemente cuidado en el aspecto externo. Una chica con minifalda es el centro de las miradas masculinas y eso que sólo se trata de extremidades como las que ellos mismos poseen, sin embargo ciertas miradas, como enredaderas, escalan por ellas e imaginan cosas más allá de lo obvio o de la intención primigenia.

Tienen razón cuando atribuyen ciertos comportamientos a un aumento o en todo caso un pandemonium hormonal de uno y otro lado, pero...

Bueno, esto es sólo una versión de prueba y gracias por la invitación, hasta la próxima colaboración y les prometo algo más elaborado.
Beatriz Neumann

Powered by Blogger and Blogger templates